¿Cómo podemos reducir el ruido y las vibraciones en la industria?

¿Cómo podemos reducir el ruido y las vibraciones en la industria?

El ruido y las vibraciones en la industria. ¿Cómo podemos reducirlas o eliminarlas?

El ruido es un problema grave. Como ya hemos explicado en otros posts, convivir con ruido por encima de los niveles adecuados o estar sometido a un sonido de manera repetitiva y constante puede provocar problemas en la salud de quienes lo sufren. Según la OMS, la exposición al ruido es uno los factores ambientales que mayor cantidad de enfermedades provoca.

Para atajar este problema, se está incidiendo en el diseño de nuevos modelos de ciudad, más amables, en las que los ciudadanos no estén sometidos a ruidos como el del tráfico rodado o la actividad industrial. También son constantes las campañas para concienciar sobre el ruido que generamos y sus consecuencias sobre los demás y para que la exposición al ruido se realice de forma responsable, cuando se desarrolla en el tiempo de ocio o como afición.

¿Qué ocurre cuando el ruido se sufre en un ambiente industrial?

Pero ¿Qué ocurre cuando el ruido se sufre en el entorno laboral? Lo cierto es que el ruido industrial muchas veces pasa desapercibido por su carácter constante, pero presenta un riesgo para la salud. Este suele revelarse de dos formas: de manera continua, como un zumbido, provocado por los motores o las máquinas en funcionamiento; y como un impacto, cuando viene provocado por el golpeteo de un martillo o de las prensas.

La protección de los trabajadores frente al ruido está recogida en la normativa laboral y es obligación del empresario configurar el entorno de trabajo de manera que sus empleados no estén expuestos a niveles de ruido por encima de los que marca la norma.

¿Cómo se puede reducir el ruido en la industria?

La realidad es que la maquinaria y los equipos de trabajo de prácticamente cualquier industria son ruidosos, tanto por su funcionamiento como por el proceso que desempeñan. Pero existen algunas soluciones o medidas a adoptar para reducir los problemas de ruido en la industria, más allá de facilitar a los trabajadores unos equipos básicos de protección:

  • Equipos y máquinas que cumplan con los requisitos técnicos legales. Parece evidente, pero asegurarse que la maquinaria adquirida para la actividad industrial cumple la normativa vigente y ha sido verificada por un órgano de control es el primer paso para crear un lugar de trabajo menos ruidoso. Entre los requisitos técnicos que se piden a estos equipos también existe un apartado en cuanto a los niveles de ruido y vibración que puede emitir.
  • Atrapar el ruido de un equipo concreto. Existen distintas soluciones para reducir el ruido del que conocemos causa y procedencia. Por ejemplo, pueden equiparse las máquinas con amortiguadores que reduzcan las vibraciones y en consecuencia el ruido. También pueden construirse cerramientos, pantallas o encapsulamientos que contengan la emisión y reduzcan el ruido percibido en los receptores.
  • Los huecos para ventilar salas de máquinas o evacuar gases pueden hacer que el ruido escape y se amplifique. En estos casos, los silenciadores permiten la salida de aire, pero neutralizan el ruido.
  • Conocer el ruido para evitarlo. Tener información sobre el enemigo para esquivarlo puede ser una gran solución. Con la realización de mapas de ruidos en el interior de las plantas industriales se pueden valorar los niveles sonoros y así delimitar su exposición por zonas y lugares.

 

La complejidad de la industria alimentaria hace que los problemas de acústica aumenten

Si existe un sector en el que es especialmente compleja la acústica y la problemática del ruido es el de la industria alimentaria. Estas instalaciones cuentan con salas limpias o blancas para el procesamiento de los alimentos en un entorno controlado y esterilizado para evitar la contaminación. Una de las características de estos espacios es que las paredes son lisas, para impedir que se depositen partículas y facilitar su limpieza. Esta condición provoca que no absorban el ruido y este se multiplique por lo que el estruendo en estas instalaciones es notable.

En estos casos, mediante un estudio acústico se pueden diseñar soluciones a medida en función de la maquinaria con la que se trabaje y los procesos que se lleven a cabo. Sistemas que no interfieren con la atmósfera controlada que requiere este tipo de instalación, pero que proporcionan paz y un entorno de trabajo agradable a los empleados que en ella se encuentran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *